El de la casilla de salida

Aquí un servidor sabe que eso de la marca personal es muy importante, especialmente en los mundos en los que me gusta moverme (comunicación, contenidos, marketing, innovación…). Compartir noticias de tu sector, crear contenidos interesantes y relevantes, interactuar con la comunidad… Que esas cosas las hago, pero el problema viene cuando entras a mi perfil de Twitter y el 80% de mis twits son sobre el peinado de las protagonistas de Pretty Little Liars, o sobre las pruebas físicas de Survivor. La profesionalidad se diluye entre las mamarrachadas.

¿Y por qué no dejas de twittear sobre tonterías y ya está? Os estaréis preguntando. Pues porque no. Siempre he odiado esa “máscara del profesional” con esos twits que tienen menos personalidad que el Siri del iPhone y que te apetece leer con voz de Loquendo. Me niego a convertirme en algo así (y el fanboy carpetero que llevo dentro se niega más aun).

Y por eso empiezo la aventura de este blog, un lugar en el que tener reunido todo el contenido que genero en la red y en el que compartir ideas sin que se pierdan por la instantaneidad de Twitter. Espero que este sea un largo viaje, y si queréis saber más sobre mí podéis leer más en la sección Sobre Mí.

Foto: Jake and Lindsay Sherbert