Amazon Go y la cajera que se quedó sin trabajo

amazon go tienda cajera que se quedo sin trabajo

¿Tu trabajo consiste en realizar acciones repetitivas y mecanizadas? Tengo una mala noticia para ti: un robot acabará haciendo tu trabajo. Como suele decir Genis Roca, cualquier trabajo que pueda hacer una máquina, acabará haciéndolo una máquina. Puede que ocurra pronto. Puede que ocurra tan tarde que para cuando ocurra tú ya has cambiado de trabajo por cualquier otro motivo, pero va a ocurrir, y negarse a verlo es tan estúpido como ver caer un meteorito y que tú te niegues a que caiga.

Amazon Go abre la caja de Pandora

La última empresa que ha abierto (de nuevo) este debate es Amazon. La empresa de Bezos ha presentado su nuevo prototipo de tienda física sin líneas de caja: Entras a la tienda, coges lo que quieres comprar, y te vas. Como si se tratara de un “simpa”, pero los productos que adquieres se facturan automáticamente a tu cuenta Amazon. Todo esto es posible a través del reconocimiento facial, la visión artificial y el machine learning.

Esta tarea facilita enormemente la tarea de hacer la compra evitando colas inútiles en las líneas de caja y además dificulta posibles robos en las tiendas. Se trata de un avance totalmente lógico. Sin embargo la reacción ha sido la misma de siempre: Esta tecnología va a destruir puestos de trabajo.

La mutabilidad laboral

Efectivamente, si las líneas de caja desaparecen, el puesto de cajero y cajera de supermercado también va a desaparecer. Lo realmente preocupante es que la gente no pueda ver más allá y que se ponga el grito en el cielo por esta consecuencia cortoplacista. ¿Sabéis qué? Para que apareciera el puesto de trabajo de “cajera y cajero del súper” también se destruyeron puestos de trabajo previos en el pequeño comercio local.  Las líneas de caja llevan con nosotros unas cuantas décadas, que no se trata de un elemento milenario de nuestra cultura que debemos proteger a toda costa, ni va a venir la UNESCO a rescatar las cajas de los supermercados.

Es ley de vida que unos puestos de trabajo aparezcan y otros desaparezcan. Esto ha ocurrido siempre, la diferencia es que ahora está ocurriendo más rápido que nunca. De hecho se calcula que el 60% de los niños que ahora mismo están en las escuelas acabarán trabajando en empleos que a día de hoy todavía no existen.

CURSO DE GAMIFICACIÓN. Apúntate ahora y obtén un 20% de descuento. Empieza a gamificar YA.

Las máquinas no van a destruir puestos de trabajo, van a transformarlos. Amazon Go quizá va a necesitar más reponedores de lo habitual, porque si hacer la compra va a ser más cómodo puede que la hagas con más frecuencia. Va a necesitar profesionales para hacer el mantenimiento técnico de la tecnología. Puede que necesite profesionales digitales para analizar los datos o hacer marketing digital local. Las cajeras desaparecerán, sí, pero otros requisitos van a aparecer. Pero detener el progreso porque una cajera va a perder su trabajo me parece, como menos, absurdo.

Ni siquiera van a desaparecer los buenos trabajos, sino que van a desaparecer los malos trabajos. Como dice Enrique Dans, “Que los trabajos de las llamadas “tres D”, Dull (aburridos), Dirty (sucios) y Dangerous (peligrosos) se vean progresivamente sustituidos por máquinas puede parecer una maldición, pero no lo es: simplemente, hablamos de trabajos que las personas no deberían hacer, que resultan una ofensa para la naturaleza humana.”

Nada volverá a ser como antes

Lo que tenemos que hacer es cambiar el chip que el antiguo modelo social nos ha instalado. Los trabajos para toda la vida han terminado. Antiguamente la media de empleos de una persona a lo largo de su vida laboral era de 5 empleos. Se prevé que los jóvenes actuales tendremos 20. Nuestros padres y nuestros abuelos pudieron estar 40 años en el mismo puesto de trabajo o en la misma empresa, pero ese no va a ser nuestro caso, no porque se abarate el despido, sino porque el mundo está evolucionando a una velocidad de vértigo y unos puestos de trabajo se vuelven inútiles al mismo tiempo que surgen otras necesidades. Pero esta es la clave: siempre surgen otras necesidades. De ahí la necesidad de reciclarse continuamente y nunca dejar de aprender.

Impedir que el mundo avance porque yo estoy muy cómodo tal cual estoy y no quiero que nada cambie no es una opción viable.

CURSO DE GAMIFICACIÓN. Apúntate ahora y obtén un 20% de descuento. Empieza a gamificar YA.